lunes, 1 de enero de 2018

LOCUS AMOENUS O EL SITIO DE MI RECREO


La amistad es un bálsamo que cura de todos los avatares y sinsabores del mundo que nos rodeo, que no son pocos, un refugio, un paraíso al que huir para olvidarse de las penas que te acucian como de ti mismo. Y donde mejor que en ella se puede uno reconfortar de las heridas.

Por eso lo represento, en este pictocaligrama como un castillo enclavado en una isla inaccesible y rodeado de las aguas de un apacible lago cercado de montañas y acantilados. Un lugar de paz y belleza absoluta en el que la imagen y el poema se describen a sí mismos como ese lugar de recreo hipnótico y sedante en el que todos nos quisieramos perder del mundanal ruido cotidiano.

Mi poema se enclava en la roca de la escarpada isla como una lápida y reza así:

La amistad es un recóndito edén
donde nos refugia un castillo altivo
rodeado de un lago cristalino
aupado en una isla sin piel
como una torre de tierra afilada.
Allí vive la alegría varada.

Nada importa que el mundo, loco de ira,
de suelta, a la furia, al dolor y al tedio.
La amistad pone a todo buen remedio
y apaga la llama en su misma espita.
La amistad nos asila y nos conforta
y da valor a lo que nos importa.

MANUEL MILLÁN CASCALLÓ




domingo, 31 de diciembre de 2017

DE RIGUROSO CAMUFLAJE

El arte suele se consideró a sí mismo como mímesis de la Naturaleza desde su formulación clásica y aristotélica. El hombre puede adquirir esta faceta de dar mayor importancia a una fachada bella y sugerente para ocultar un depredador y la Naturaleza es rica en ejemplos de matadores de belleza extraordinaria. Allí estarían los félidos y preciosas serpìentes coloreadas de librea espectacular.

En el espectro humano, el político es un depredador aranero lanzador de dardos venenosos contra sus enemigos que envuelve sus vacíos mensajes de palabras sonoras y capaz de embaucar a cientos y miles de incautos con promesas y palabras vacuas.

Si he escogido un pez como el baliste, pejepuerco o pez ballestero no es solo por reunir belleza, apariencia inocente y una librea colorida sino también porque nada como pez en el agua en las cálidas aguas, si el pez, del Mediterráneo, del Atlántico o del Índico-Pacífico; y si el político, en las del poder, la ambición, el ego, la mentira y de la corrupción.

Si la imagen de mi caligrama nos lo muestra en su aspecto hermoso, el poema que lo integra, mi poema, nos describe sus habilidades y sus aspecto y con ello, los símiles y metáforas que lo igualan al político...:
Tu enigma está guardado hasta en tu rostro:
Disfraz de fantasía coloreada.
Payaso, cerdo, loro, pez... tu cara;
tu cuerpo de armadura, poderoso

ballestero lanzando espinas... Pasas
de lúcido a emboscado tenebroso,
al acecho de presas despistadas,
dispuesto a darte el gusto, el puro gozo...

Partir corazas a bocados tuyos,
buscando la sabrosura carnosa
que se esconde en la caja de Pandora

es el placer para el que tus conjuros
se sueltan de resortes reprimidos
y hacen crujir de muerte a tus vecinos.

Curioso, diferente, bello, vivo,
de colores llamativos te ondulas
serpenteando por las aguas puras
del azul más brillante y cristalino.

Juegas con los corales llamativos
al escondite y es en él que escudas
tu estrategia predadora y formulas
la mímesis que engaña al enemigo

y aún así, tus dardos te protegen
en las cálidas aguas donde habitas
mirando, camaleón, por donde vienen

las presas y predadores que incitan
la urgencia que precisan y el motivo,
si puede ser, sin público testigo

MANUEL MILLÁN CASCALLÓ

viernes, 22 de diciembre de 2017

A ANTONIO TINAJAS RUÍZ, EN SU DESPEDIDA

Cuando un compañero se va, en este caso, se jubila, queda el hueco de su ausencia y la huella de su recuerdo en tu memoria. Es por demás escribir aquí los pormenores sentimentales y privados, pero sí el honor del caligrama de homenaje. En este caso. Caligrama, en diseño y poema concurren en idéntica metáfora. El profesor es equiparado a un escultor y si este último, el escultor, cincela, talla, modela imágenes a imagen y semejanza de modelos reales o utópicos, el profesor modela a sus alumnos en su educación, buscando haber hecho de ellos, más allá de la asignatura impartida, en este caso Educación Física, personas...

Por eso el poema reza así:
"Mens sana in corpore sano"... Modelas 
cuerpos para formar personas puras,
mentes libres de pasiones oscuras
y de los monstruos de los que recelas.

Por hacerlos humanos, te desvelas...
Limpios, galantes y sin raspaduras,
tolerantes y personas maduras
a la luz de Sol o a la de las velas.

Tus ojos, tu mente está ya cansada...
Tantas promesas modeladas hubo,
tantas, que tu mente esculpió y retuvo

que tallar más ya no te dice nada.
¡Descansa!...: ¡Te lo has ganado!... y disfruta
de la vida que es ahora tu ruta

MANUEL MILLÁN CASCALLÓ

jueves, 30 de noviembre de 2017

EN ESTA TIERRA, EN ESTE MUNDO, EN ESTA VIDA...

En esta Tierra, en este Mundo, en esta Vida, las tornas se han ido maleando hacia la incertidumbre y la agonía. Si fue una Tierra de Paz y de Libertad y de Seguridad, en lo que a lo próximo a mí, a mi entorno, se refiere, ahora se ha tornado en algo inseguro, airado, plagado de sombras que acechan y sospechas. Un lugar en el que los dedos te señalan si no eres como se supone que debes ser según tu entorno. Una telaraña gigantesca nos ha atrapado y, hoy, Cataluña es un mundo asfixiante cargado de recelos y de supuestas verdades absolutas que nunca lo fueron, porque la Verdad no existe más que en el hecho y todas las palabras que lo envuelven no son más que barreras que fabrican nuestras consciencias y nuestra percepción del mundo, de la vida y de cuanto existe, y por lo mismo, fabulaciones nuestras. Atrapado estoy en esta red que nos asfixia, que nos intoxica, que nos urge y que nos hace, en mi caso prudentes, como en el de otros, ira histérica y zumo patriotero de banderas.

Las banderas hincadas que nos aprisionan y nos apresan en esa maraña de enseres insustanciales a los que se les ha revestido de dimensiones colosales que ni tienen ni merecen.

Esta sensación claustrofóbica y angustiosa es la que refleja el caligrama en su imagen y en su poema. Mi imagen, mi poema y la fusión de ambos en mi caligrama. 

Atrapado estoy en la telaraña que urden políticos, partidos, vecinos... Constituidos en vorágine censora, hambrienta y caníbal que amenaza desbordarse de sin sentido.

Y si la imagen, conmigo atrapado en la caja ataúd propiciatoria para el letal veneno de la insidia y el colosal monstruo al acecho, el poema que se camufla en tarántula y telaraña se certifican en contenido, sensación y sentimientos.

Así reza mi poema:
En sombras tenebrosas se ha teñido
mi mundo, el Mundo y cuanto me rodea.
Y lo que no es dolor, es gris hastío
o telaraña que todo lo enreda.

El tiempo y el espacio se han reñido
y la armonía, enferma, no recrea
la Paz ni el gozo, preso y reprimido.
La Libertad por todo se pelea.

Todo lo estable se ha hecho movedizo
y el movimiento, inercia ya sin freno:
el suelo, pozo, abismo que se empeña

en caer, esófago quebradizo,
bajo un cielo gris, macizo y obseno
sin otro sol que el fuego de la leña.

MANUEL MILLÁN CASCALLÓ

viernes, 27 de octubre de 2017

CATALUNYA CABALGA


Catalunya avanza en el delirio de serse a sí misma hecha grito en la calle. Poco importa ahora la ilegalidad del referendum, la defensa de los ilusionados de las urnas frente a las porras, el desquiciamiento y el odio desatados, los miedos y los tiras y aflojas y el que se hayan inventado votos de urnas retiradas que probablemente no lleguen ni a los cien mil, ni que mucha gente que no deseaba  la independencia no fuese a votar siguiendo las consignas de partidos constitucionalistas y dando alas a los que sí lo hicieron. Yo fui a votar que no, y no me arrepiento. El referéndum, no este, que tuvo más de esperpento que de referéndum, debió de existir y pudo existir con la paciencia que necesita un cambio de este calibre. Nadie la tuvo y la intransigencia se impuso. La suerte está echada, aunque no sea la deseada por mí, como tampoco lo era la aplicación del artículo 155. Este interminable round ha terminado escuchando a los airados y a los desilusionados que la ansiaban como a los intransigentes que lo promovieron. En un juego de errores, de estratagemas y de amagos de diálogos que ningún bando quería, y menos los ahora vencedores, que siempre lo plantearon como un chantaje, la República ha nacido para unos y Dios quiera que no sea para echar a los otros de esta tierra que es su tierra tanto como la de los otros.

El surrealismo y la histeria han dado la imagen real de los catalanes que han promovido la República y que niega el seny tópico que los catalanes se arrogan, ¡De qué nos extrañamos!, el mundo funciona con el corazón, con el estómago, con la ira, con la venganza... pero no con el diálogo ni con la razón y vamos a suponer que el pueblo ha decidido más allá de la incuestionable manipulación a que le han sometido unos y otros, la economía, el miedo escénico y los medios de comunicación.

Los tiempos han desatado un ser delirante y cargado de fantasía e ilusiones que lucha contra los gigantes y los monstruos que se inventa o que se imagina. El tiempo dirá hasta que punto, pero ahora, Catalunya cabalga como un Quijote en su mundo imaginario. Así lo representa la imagen de mi caligrama y así lo identifica el poema, mi poema que lo certifica:

Y fuese más Quijote que Quijote
quien negaba ser España en delirio,
quien decíase ser prudente con lirio
y pacífico sin darse el pegote.

Más España que España y Balazote,
hecho bicha taurina y con su cirio,
con la ira tozuda cual asirio,
convertido en justicia con azote,

asolando molino de viento y ventas
que imagina castillo y atacando
rebaños que cree huestes del Maldito.

E imagina que tendrá buenas rentas
futuras cuantas se van ausentando
por el miedo al presente que ha hecho un grito.

MANUEL MILLÁN CASCALLÓ.

Durante este tiempo, mucha poesía he escrito dando rienda suelta a mis sentimientos en tiempos tan agitados pero en los que ha quedado claro que la Libertad ha dejado de existir en un mundo convulso en el que exponer la opinión es exponer el cuello y más ante el palpable pensamiento único de los independentistas. Nada tengo contra la República Catalana ni contra España ni menos contra los españoles ni deserto de ellos ni mucho menos los aborrezco... Tampoco a nacionalistas o independentistas. La opinión es algo personal e incontrovertible e idiosincrásico que yo siempre respeto y no solo por lógica, por educación sino por ánimo mismo. Ninguna opinión ajena me sobra  ni me enerva por mucho que yo no la comparta. 

Finalmente he optado por exponer un segundo caligrama que apuntala lo que ya expuse en Ahora.

MANUEL MILLÁN CASCALLÓ

viernes, 29 de septiembre de 2017

AHORA

Ahora, en este instante, en que la deriva independentista de Cataluña consuma su proclamación de un referendum sobre su destino y su voluntad de convertirse en un República enfrentándose a la legalidad constitucional del Reino de España se vislumbra un drama y una fractura social de dimensiones imposibles de mensurar entre dos comunidades ciudadanas catalanas que hasta ahora habían convivido sin fisuras que se añade a otro de dimensiones igualmente preocupantes entre sus equivalentes de Cataluña y España... En un diálogo de sordos y una negligencia imperdonable entre los políticos y el Congreso y el Parlament, lo que para unos era innegociable ley, para los otros era referendum saltándose la ley y despreciándola junto al Estado del que se consideran ajenos. El resultado es un aborto incalificable, un pleibiscito sin condiciones entre un laberinto de leyes y descalificaciones y una calle llena de gritos en la que los partidarios del sí, más allá de la manifestación lícita la utilizan para amedrentar a los que callen y disienten, periodistas y medios de comunicación incluidos.

La cuestión se ha convertido en un enfrentamiento de testosteronas entre dos gobiernos ciegos al despropósito y negados a dar su brazo a torcer para llegar a un diálogo que evite un duelo de consecuencias no solo impredecibles en la gravedad sino irreversibles en la eclosión del odio que, si ya se produce, pero se contiene ahora, muy probablemente se desborde a posteriori.

La justa petición de un referendum pedido en la calle en las manifestaciones de 2015, merecía una atención mayor por parte de ambos contendientes que se han lanzado al ruedo a demostrar más bien, quien los tiene mejor puestos o los tiene más desmesurados. Los toros no representan la hispanidad o la catalanidad sino la expresión de un enfrentamiento ciego y a muerte entre independentistas y el Estado. 

Para montar un estado nuevo, si ese fuese el resultado de la consulta, hace falta más paciencia y más mesura, más diálogo y una demostración real de democracia. Porque ser un demócrata es expresarse libremente, sí, con el voto y sin él, y dialogar y negociar y ser tolerante, pero siempre respetando a la oposición y buscando un proyecto común no excluyente, algo quedó fulminado en la sesión "exprés" en la que se aprobó un referendum con todas las condiciones de ser una imposición de unos catalanes a otros como de Cataluña a España. El resultado es un referendum, sí, pero sin grantías ningunas de fiabilidad. Mejor hubiese sido dialogar, presionar al PP del Estado español para cambiar la Constitución para que permitiese una consulta que no abocarnos a todos, policía, mossos y guardia civil incluidos, a un espectáculo digno del Coliseo Romano.

Su negligencia, vaticino, puede llevarnos a desbocar el odio de aquellos que lo niegan, odio que luce latente, como lo está un emboscado suprematismo que desprecia lo español más allá de lo que quisieran disimular. Y sí, también en el otro bando hay, siempre los hubo, fascistas xenófobos que no son más que anecdóticos, pero estar, están, agitando banderas, y un partido, el PP, con sus acólitos, inflexible e incapaz de dialogar en nada.

El camino del odio, es un camino sin vuelta del que todos los que lo han desatado son igualmente culpables.

El caligrama, mi caligrama, simboliza a ambos bandos como toros de lidia desbocados y furibundos en su época de celo en un enfrentamiento a muerte por la vacada de la dehesa, expectante al victorioso...

No hay toreros sino furia y testorena y un aire inconfundible de vencer destrozando a su rival y en ello, no nos engañemos, uno de los bandos es más claro en su intención de acabar con el Reino más allá de independizarse.

Patria y religión, banderas, trapos convertidos en entes sagrados y sacrosanto son un elixir que deriva fácilmente al fanatismo.

Así reza el poema:
Para la Libertad, se acaba el tiempo;
la paz, la convivencia, ya no existen.
Al ruedo van dos toros que se embisten,
sordos los dos, y de ira, los dos ciegos.

Los dos de sangre y oro van al ruedo.
Quienes piden una muerte, persisten
en sus gritos, con los que al suyo asisten
para que salga indemne y siga fiero.

Muchos más son los que no sienten gozo
por esta ceremonia de la Muerte
sabiendo que una muerte nunca es suerte,

que la furia ciega sólo abre un pozo
de odio y de dolor, nunca una fiesta,
y el odio tiene el odio por respuesta.

MANUEL MILLÁN CASCALLÓ





miércoles, 23 de agosto de 2017

ROSA BLANCA DE PAZ, ESPERANZA Y TOLERANCIA (a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils)

A las víctimas de estos bárbaros atentados como a las víctimas de otros atentados de similares características, vaya esta rosa blanca, un pictocaligrama cuyo diseño y poema, míos, vienen a desear, más allá de mis condolencias y todo mi emocionado afecto a las víctimas, familiares de las víctimas y amigos, un deseo sincero de paz, tolerancia con la esperanza de que la razón se imponga a la barbarie y se defienda la libertad de pensamiento, sentimiento, expresión e ideología y la tolerancia y respeto al distinto y al singular...

La rosa blanca de inocencia para los inocentes y puros, como las víctimas de esta sinrazón, ya es un símbolo en sí mismo de lo que expongo y vaya con ella todo mi afecto, y a él se suma el poema que condensa símbolo y sentimiento:

Si de vuestra sangre inocente
algo ha de surgir
                                                         que sea perenne,
que sea el puro elixir blanco de la paz
y la belleza...
Una rosa de amor que no marchite,
con un perfume embriagador
que a la tolerancia incite
y que no olvide
que la sangre de la Muerte
y de la herida
es también la de la Vida,
y que esta, por serlo, es la más fuerte,
la Rosa del Amor, la de la Paz,
que nunca olvida
y que es, de Barcelona, su verdadera faz

MANUEL MILLÁN CASCALLÓ

Y como bien reza el poema, que nunca se borre la memoria de las víctimas inocentes de esta ignominia...

MANUEL MILLÁN CASCALLÓ